En el momento actual, todos los Equipos de Atención Primaria (EAP) gestionan el historial clínico de los usuarios de forma informatizada. Disponer de la información en tiempo real y su facilidad de clasificación son sus grandes ventajas. Sin embargo, la percepción es que toda esa información está siendo infrautilizada en el momento actual, debido en parte a la diversidad de los métodos de registro en OMI-AP empleados por los profesionales. Además, recientemente se ha implantado la prescripción farmacológica electrónica (HFT), que se integra completamente con el sistema de historia clínica de Atención Primaria, lo cual ha introducido nuevos retos en el correcto registro de la información clínica.